Ratatouille

septiembre 15, 2011 | 3 Comentarios

Mi padre tiene un pequeño huerto en la alquería que nos proporciona mucha verdura y que esta rica, rica, rica. Pero es cierto que llega un momento en el que no sabes que hacer con tanto calabacin, berenjena, pimiento, tomate... y mi madre le ha encontrado la solución... Esta haciendo conservas de ratatouille!!!


Ingredientes:

2 Berenjenas
2 Calabacines
3 cebollas
2 dientes de ajo
2 pimientos verdes
1 pimiento colorao
1 kg y 1/2 de tomates maduros
Sal
Pimienta
Aceite de oliva
Romero
Laurel

Elaboración

Pelar y picar los ajos muy menudos. Troceamos las berenjenas en dados de unos 2 cm; ponerlos en un colador y espolvorearlos con bastante sal gruesa o fina, así no soltara el agua que tiene, reservamos.

Cortamos los calabacines también en dados del mismo tamaño que las berenjena. Pelar y cortar las cebollas por la mitad y después picarlas en trozos regulares, cuadrados, guardando proporción de tamaño con la berenjena y el calabacin.
Cortar los pimientos en tiras. Calentamos en una sartén grande media taza de aceite de oliva, echamos la cebolla y freímos sin llegar a dorarse, cuando lleguen al punto de transparencia sacarlas con una espumadera, que escurra bien el aceite y reservarlas en un recipiente a parte en el cual iremos añadiendo cada uno de los demás ingredientes que iremos friendo por separado.
Continuaremos con los pimientos, los retiraremos de la sartén y haremos lo mismo con los calabacines y si a esta altura del partido se ha consumido el aceite, pues agregaremos un chorro. Con las berenjenas se exprimen bien todo el liquido, se enjuagan con abundante agua, se vuelven a exprimir y se siguen los mismos pasos anteriores. Por ultimo añadiremos el ajo picado y volveremos a meter en la sartén todos los ingredientes que habíamos sofrito individualmente, taparemos y dejaremos que se unan todos los sabores.
Añadimos  los tomates pelados y picados no muy menudos. Añadimos el romero, laurel. Vamos vigilando el fuego que no se pegue y que no quede mucho liquido.
Y ahora a guardar...
En caliente todavía se llenan los frascos que han sido lavados a fondo, sin llegar a la esterilización. Se procura cerrarlos lo mejor posible, con tapas nuevas, y de nuevo al calor. Si es con olla normal que esté el agua cubriendo ligeramente los frascos hirviendo durante hora y media a dos horas. Si es con olla a presión durante unos 20 minutos desde que comienza a salir el vapor. En la olla a presión no hace falta poner mucha agua, con tal de que no falte en la olla basta, ya que el calor a los frascos lo da el vapor. Tanto con un tipo de olla como con otra conviene poner un trapo en el fondo para que los fondos de los frascos no reciban directamente el calor del fondo de la olla.

Una vez que los frascos se han enfriado, y el tomate también, conviene empujar la tapa del frasco haciendo fuerza con un dedo. Si la tapa no cede es que se ha hecho el vacío correctamente. Si la tapa cede es señal de que el frasco no estaba bien cerrado. Hay que cerrarlo bien y volver a cocer. De esta forma no hay problemas de conservación.



3 comentarios:

  1. Muy buena entrada, todo lo que sea conservas me encanta

    ResponderEliminar
  2. A mí también me gustan mucho las conservas. Tener un huerto es maravilloso!

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto es que cuando llega el invierno y tiras de las salsas de tomate y todo lo que has preparado durante el verano merece la pena!!!

    besitos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejar tu comentario, los leo todos si te surge alguna duda, puedes dejarla aqui o mandarme un correo a saboreandolasestrellas@gmail.com, te la resolveré en breve.

.